Mi sobrina me pidió un masaje y acabé cogiéndomela riquísimo

Mi sobrina me pidió un  masaje y acabé cogiéndomela riquísimo. Pero no crean que se dio así como así, no, nada de eso señores. Primero tuve que preparar el terreno, ir convenciéndola de a poco. Que mis caricias, la presencia de mis manos se diera como algo natural en su cuerpo. Así, y de a poco como ya lo he dicho ella se fue haciendo a la idea de tenerme cerca. Como si de una yegua bronca se tratara, yo aplaqué su rebeldía y la pasé a mi lado. Y por supuesto, en cierto punto tuve mi recompensa, porque esta chica me fascina como no tienen idea.

Videos recomendados