Mi vieja con su vagina caliente le encanta montarse en mi verga.

Creo que entramos en una etapa nueva de erotismo cuando cumplimos cuarenta años, porque desde hace unos meses mi esposa y yo andamos muy calientes y no hay noche que no quiera una buena untada de verga en la panocha. Había olvidado lo caliente que se pone su vagina cuando esta excitada y lo rico que es tener su enorme culo encima, al parecer encontramos de nuevo la lujuria que habíamos perdido con la monotonía del matrimonio.

Videos recomendados