Mientras le metía la verga no dejaba de lamer sus ricas tetas.

Ninguna nena tetona se me puede escapar, todas tienen que terminar probando mi verga y esta morena sin duda esta entre las mas sabrosas. La conocí en un bar hace poco tiempo y fue un flechazo casi inmediato, ese día intercambiamos nuestros números y al día siguiente ya estábamos planeando vernos después de mandarnos cada quien algunas fotos casi desnudos, eso nos puso tan calientes que terminamos cogiendo en un hotel de baja categoría.

Videos recomendados