Miranda me dice que no me pare mientras me mira dulcemente

Miranda es de esas mujeres que tienen un don de embrujar a cualquiera… No es sólo su cuerpo, o ese hermoso par de luceros que tiene por ojos. Como sea, ella es la mujer que simplemente me hace palidecer de deseo. Y con la misma facilidad con que me empalaga al hablarme, me embruja con suma naturalidad cuando nos reunimos en la cama y nos damos tanto placer que nos caemos de cansancio envueltos en sudor. Mi cuerpo, aunque aún fuerte y aguerrido, apenas si me permite seguirle el paso a esta delicia de hembra. Sobre todo cuando se muestra pasiva y con deseos de ser objeto de deseo y placer. 

Videos recomendados