Mis embestidas provocaban que se retorciera de placer

Verla mientras le meto la verga es increíble,  es todo un espectáculo observarla. Al empezar con mis embestidas, su fino cuerpo se retorcía de placer, su vagina palpitaba de la excitación tan grande que sentía. Esta mujer se transformaba al momento de clavar, esos cambios me generaban mas ganas de coger, provocando que mis penetradas se hicieran mas fuertes y para ese momento mi pene parecía de acero. En ese momento nuestros cuerpos, se lograban conectar llegando a sentir un orgasmo simultáneo, algo que nunca me había pasado con otra mujer. El sexo con ella paso a ser algo más grande y significativo.

Videos recomendados