Nalgona de Monterrey se monta en mi verga hasta deslecharme

Nalgona de Monterrey se monta en mi verga hasta deslecharme. Le gusta llegar, aventarme sobre la cama y ya desnuda, montarse en mi verga. Al principio le gusta que vayamos lento. Como si tuviéramos todo el tiempo del mundo para relajarnos juntos. Pero, luego cambia, se vuelve irascible, violenta, explota en pequeños orgasmos que exprime. Es como si quisiera que el placer que tiene pudiera conservarlo para siempre. Por eso, me mira dulcemente y me dice: «sigue moviéndote, cabrón». Todo mientras ella misma se da el lujo de moverse apretando cada parte de mi verga. Entre más dura la tenga, más velocidad pondrá a sus embates… y me encanta.

Videos recomendados