No paraba de gemir mientras me exprimía la verga a sentones

Cuando me la presentaron parecía una más del montón. Yo no quise escuchar los rumores que había de ella, porque me parecían de mal gusto. Pero conforme pasaban los días, todo tomaba sentido. Así, cuando llegó el momento, no perdí oportunidad de comprobarlos por mí mismo. Y vaya que eran ciertos. De hecho, no paraba de gemir mientras me exprimía la verga a sentones. Y eso que hacía muy poco que nos conocíamos y ya estábamos cogiendo, y no era así coger por coger, sino que de verdad había mucho morbo y placer.  Y como no si las cosas que son prohibidas son las más deliciosas.

Videos recomendados