Pobre flaca lloró cuando le clavé mi verga

Pobre flaca lloró cuando le clavé mi verga. Ni modo mi reina, también quiero gozar, y sabes que me encanta darle por el culito. Lo sabes muy bien, y siempre me complaces. Es más, cuando no te lo pido, tú misma lo sugieres. Después de todo te tengo bien domada, pinche putita. Mi verga es tan dura y grande que no cabes de gusto. Incluso dices que cuando no me ves sufres. ¡Vaya que eres golosa! Pero te entiendo, a veces me pasa lo mismo. Digo, que a veces extraño cogerte, decirte lo puta que eres mientras te cojo. Aunque eso sí, pobre flaca lloró cuando le clavé mi verga sin avisarle. No le di tiempo a lubricar ni a que agarrara aire.

Videos recomendados