Por andar puteando le metieron la verga hasta el fondo

Por andar puteando le metieron la verga hasta el fondo. Y luego de eso la pobre chica no dejaba de llorar diciendo que le dolía. Pero, esos gritos de puta lo único que hacían era encender a su macho como nunca. O sea, en lugar de parar le daba con más ganas en su culito. Y como no darse gusto si la perrita estaba deliciosa, muy cachonda y dispuesta. Así que porqué no aprovecharla y darse el gusto de culearla un poco. Por si fuera poco, cuando ya la tienes dominada ella te empieza a decir papi, y otras cosas. Obviamente la excitación crece y entonces hay que darle más y más.

Videos recomendados