Que rica verga, era la frase que me gritaba una y otra vez.

Se la trago como si fuera la ultima verga en el mundo. No mames, que rico es coger con una nena bien cachonda y caliente. Que rica verga, era la frase que me repetía una y otra vez mientras se la metía, la verdad al escucharla solo me provocaba mas excitación y mi verga se mantenía firme como el concreto, con esa dureza me la pase dandole toda la noche, seguramente le provoque algún desgarre en su panocha porque fueron miles las penetradas.

Videos recomendados