Quedamos rendidos de tanto coger en la cocina

Me levante algo tarde como cualquier domingo, me sorprendí de no ver a mi esposa acostada, me levante a la cocina y la encontré cocinando, hacia el desayuno como una buena esposa, lo mejor fue que estaba en ropa interior, esa ropa de algodón suavecita, que al rozarle mi verga se siente bien rico. Mientras ella estaba concentrada preparando los alimentos, acariciaba con ternura sus nalgas, tocaba sus pechos firmes, ya que tenia la verga bien dura, empece a frotárselo sobre su ropa, cuando sentí que estaba húmeda, le levante una pierna mientras le hacia a un lado su ropa, en ese espacio le metí mi verga caliente y la fui penetrando sin descanso.

Videos recomendados