Sara me regaló su virginidad y su culito el mismo día

Mi sobrina es muy bonita, tanto que desde que empezaron a crecerle las tetas me obsesioné con ella. De hecho siempre supo que me gustaba desde mucho tiempo atrás y me lo dijo. Sabía que lo que hacíamos para muchos estaba mal, pero me dijo que sentía lo mismo. Pero ya que era muy pequeña teníamos que esperar a que creciera. Así que cuando nos veíamos procurábamos no tocarnos demasiado, pues era obvio que lo disfrutábamos. Y de un beso a un faje ardiente había sólo un paso, así que lo evité siempre.  Pero, el día que ella cumplió 18, las ansias nos ganaron y en cuanto pudimos nos largamos a un motel, y esto fue lo que pasó. 

Videos recomendados