Sarita, tetona de la oficina me regaló su apretado culito

Sarita, tetona de la oficina me regaló su apretado culito en una noche de borrachera que sé que no podrá olvidar. Y no es por presumir pero creo que la verdad fue muy intenso. Por lo menos la sonrisa de felicidad le va a durar un par de días. Pasa que ya tenía un buen rato sin coger, y con esto, bueno rompió esa racha. Además, fue tan bueno que seguro va a querer que se repita para ver si soy de verdad. Es decir que no lo imaginó o que estaba muy ebria para distinguir lo que pasó. Como sea, la volvería a culear así de rico.

Videos recomendados