Se encontraba bien dormida pero una untada de verga la animo

Mi novia es de las personas con el sueño muy pesado, nunca se despierta cuando hago ruidos en la recamara. Pero tengo un arma secreta para levantarla de buen humor, voy destapando su lindo culo de las sabanas, cariñosamente le doy un masaje en las caderas, lentamente le pongo mi miembro entre sus grandes nalgas, dandole una cálida untada de verga en el ano. Para que finalmente la sostenga de la cintura, metiéndole y sacándole el miembro. Al llenarle su vagina con mi reata, esta palpitaba de excitación, fue cuando se incorporo al sexo, arqueando su espalda y colocándose de perrito.

Videos recomendados