Siempre me coloco encima para metérsela a mi prima la gorda.

Mi prima la gorda llevaba unos meses de depresión hasta que le di el mejor remedio, una enorme y venosa verga. La nena lo que necesitaba era unas buenas clavadas de reata para volver a sonreír y la verdad mi verga le regresa la felicidad a cualquier mujer. Ahora que mi prima regreso a la normalidad no quiero dejar de clavársela, me gusta lo flexible que es cuando me la cojo, me abre las piernas dejándome su vagina descubierta para metérsela.

Videos recomendados