Su cara expresaba lujuria al sentir mi miembro entrar

Sin duda somos algo más que amigos, por eso esta forma de coger tan intensa. Cuando me la cojo, nos vemos a los ojos fijamente, su mirada expresa únicamente lujuria, para ese momento mi deseo de hacer la mía es inmenso. Me encanta colocarme frente a su culo empinado, chuparle por completo el culo, pasando mi lengua suavemente por sus labios y penetrando su vagina con mi lengua. Después de ese excitante preámbulo besándola, mi pene buscaba penetrarla con ansias, finalmente me adentre a su panocha hasta lo mas profundo, sintiendo su vagina arder de pasión, hasta disfrutar de un orgasmo simultáneo.

Videos recomendados