Su figura delgada y perfecta es mi perdición

Con acercar su cuerpo desnudo fue suficiente para irnos a coger, la figura delgada de una joven de veinticuatro años es mi perdición. Estuvimos un buen tiempo abrazados y besándonos, en ese rato mientras disfrutaba de sus labios, me fui convenciendo de que no podía desperdiciar, la oportunidad de cogerme a esta joven y delicada mujer. Nuestros cuerpos abrazados no podían separarse, emanaban un calor intenso, únicamente podía dejarme llevar por la pasión del momento y disfrutar al máximo del sexo. La agarre del culo fuertemente, la acerque a mi verga caliente y finalmente me la coji como tanto deseaba.

Videos recomendados