Su mente decía no, pero su cuerpo no pudo resistir la tentación.

Mi amiga Carolina es una madura con unas teta bien ricas, un culo bien formado y en general una señora de buen ver, el único problema es que siempre pone pretextos a la hora de irnos a coger, se la pasa calentándome todo el día en la oficina pero al momento de culminar la calentada le llega la moral y se aprieta. Después de tanto esperar por fin me la coji ese cuerpo no logro resistirse al ver mi verga venosa y bien erguida frente a sus labios.

Videos recomendados