Sumisa y obediente jovencita mexicana llora cuando la penetro analmente

Esta sumisa y obediente jovencita mexicana llora cuando la penetro analmente de un sólo golpe. Aunque ella sabe de antemano que siempre que la ponga en cuatro se la voy a dejar ir así, siempre termina llorando. Pobre, el día que no la enculo así de fuerte, creo que hasta me besa en los labios. Así de fuerte ha de ser el dolor que le causa mi verga a su estrecho culito que ya me pide que use lubricante. Pero, y eso sí debo reconocerlo, soy un animal. Soy un ser despiadado, un chacal en la cama, un tipo que siempre busca más y más placer. Y a las pruebas me remito.

Videos recomendados