Sus exquisitas tetas no dejaban de temblar con mis embestidas.

Sin duda esta mujer tiene las mejores tetas, al llegar a mi casa para coger la lleve directamente al cuarto la deje sin calzones y la tire sobre la cama con las tetas frente a mi, levante su delicadas piernas y me fui adentrando en el túnel que formaban hasta penetrarla con fuerza, en ese preciso momento sus gemidos empezaron hacer mas fuertes con las embestidas que le propinaba pero sus tetas eran lo mejor porque temblaban al ritmo de nuestro sexo.

Videos recomendados