Sus jadeos revelaban que le gustaba que se la meta por el culo.

En verdad hacia un buen trabajo fingiendo que no le gustaba coger por el culo pero al final me di cuenta que le fascina el sexo anal, mas que a ninguna otra amante de mi pasado. Durante la ultima sesión de sexo me la coji por la cola y al tiempo que se la metía con firmeza sus jadeos iban aumentando de intensidad y se sentía un placer en cada gemido el cual me revelaba el gozo increíble que le provocaban mis contundentes penetradas.

Videos recomendados