Tardo en recobrar el aliento después de meterle la verga

Le metí la verga tan duro que perdió hasta el aliento, después de cada embestida. Podía observar cómo su respiración se agitaba, cada vez le faltaba más aire ara respirar, hasta llego a ponerse pálida, pero ella nunca me dijo que parara, todo lo contrario me empujaba hacia su pelvis, como si quisiera que le entrara más. Puse mi mano en su cabeza para controlar el ritmo, porque cada vez se la metía mas fuerte y rápido. Su cuerpo se sacudía vigorosamente y entre gemidos y gritos expresaba el basto placer que sentía. Hasta que termine en una espectacular eyaculación en su vagina.

Videos recomendados