Tumbé a mi mujer en la cama y la deje completamente extasiada.

Sin pensarlo mucho tumbe a mi mujer en la cama y le di unas increíbles metidas de verga, como pocas veces suceden. Dure como una hora dandole duro sin descansar un segundo, empece a frenar las embestidas cuando logre observar en su mirada y sentir en su cuerpo un profundo y largo estremecimiento de placer, el cual me despierto un deseo incontrolable de seguir cogiendo hasta quedar completamente agotado y seco porque me vine en ella mas de una vez.

Videos recomendados