Una hermanastra tan putita que le encanta ser sometida

«¿De verdad tendremos sexo?», pregunta feliz la joven hermanita, quien no puede más de la alegría por volver a ser cogida por su hermanastro. Ya habían estado juntos una vez, bajo la promersa de que jamás se volvería arrepetir. Pero ella es tan linda y tan predispuesta a ser cogida que le resultó muy difícil a su hermano postizo mantener su palabra. Por eso, aquella mañana la fue a buscar y la invitó a coger.

Ni bien recibió la invitación, con una gran sonrisa en su rostro, se desnudo por completo. Tomándo la mano de su hermanastro fue llevada hasta el cuarto donde se dejó comer la conchita, haciéndola derretir del placer. Después abrió sus piernas para recibir la pija que tanto estaba esperando.

Videos recomendados