Ya que mi vieja no me quiere, me cojo a mi suegra

Pobre de mi mujer, mira que perderse mi verga porque según ella no la hace feliz, pues la lastima al entrar o salir de su culito. Pobre loca, que aprenda de su madre, mi suegra que me cabalga la verga como una verdadera loca, una posesa llena de deseo. El placer que le doy es delicioso, tanto que la pobre ha permitido que le haga de todo. Y no sólo eso, la estúpida me sigue pidiendo que la penetre, que le dé verga o lo que sea que mi retorcida mente se le ocurra. Eso es simplemente delicioso y me tiene super cachondo.

Videos recomendados